20170508

España sepultada por el Estado Patrimonial de los partidos | Radio Ansite · La Fundación

un buen artículo que explica el funcionamiento de la "democracia".. por supuesto no encontrarán nada igual en los "medios de información".. lo copiamos para que no se pierda..

lo que se ha robado es incalculable, pero lo que es seguro es que lo que nos cuentan es una parte mínima, pactada, controlada y consensuada para que parezca que se hace algo.. hispanistán es un cesto podrido lleno de manzanas podridas..

"la crisis vino de fuera".. claro, claro..

disfruten lo votado..



España sepultada por el Estado Patrimonial de los partidos | Radio Ansite · La Fundación




España fue vendida en el año 2011 cuando Zapatero y Rajoy cual Judas redivivos, cambiaron la Constitución del 78, con premeditación y alevosía, para recibir, a la manera de unos vampiros en la UCI, la transfusión de la deuda necesaria para mantener a flote su Régimen del 78. Un régimen político esperpéntico que  había llevado a España a la bancarrota. Es decir, los partidos se rescataron a si mismos y a sus redes de corrupción y clientelismo para seguir adelante como si nada hubiera pasado.

Unos 6 años después, España ratifica su condición no ya de colonia, sino de territorio alquilado, donde los inquilinos con amenaza de desalojo  son los mismos españoles. Y los partidos, a los que estos abducidos votan,  los representantes del casero, del auténtico dueño de la casa España, es decir de las potencias  extranjeras acreedoras,  que siguen inyectando deuda  para ser devorada con más adicción por estos mismos partidos.  El aval de los políticos son esos inquilinos-pueblo-español, sometible a todo tipo de cargas económicas, laborales y existenciales para vaciarles hasta el alma, sin que por ahora osen protestar más allá de votar a partidos-cebo como Podemos, pura disidencia catártica controlada.

Y así es como en este país de delirio político y la puñalada estatal se contempla con total indiferencia  la trágica suerte de ese españolito de a pie estrujado con cada golpe fiscal más abusivo, que encima pierde poder a marchas forzadas, para que los partidos políticos se queden con su dinero y tomen las decisiones que más les benefician a ellos, perjudicando a todos los demás .  Sí, con esta traición están haciendo profético el dicho atribuible a Thomas Jefferson: un día cercano nuestros hijos y nietos se despertaran como esclavos en un país que ya no les pertenecerá. Ese día para España llegó con el inefable ZP y prosiguió cavando hondo con el estúpido de Rajoy, siempre con la vista puesta en el mantenimiento de los privilegios de la red de patronazgo y clientelismo que hay en España. La gran paradoja española se ha desatado de la mano de estos canallas políticos, de manera que cuando más victimas inocentes arrastraban con la depresión económica, más parecían dispuestos a robar abusivamente superando la depravación anterior con un renovado saqueo sociopático, como  si estuvieramos asistiendo a una competición no sólo entre partidos, sino dentro de los mismos partidos, con especial mención del PP.  Y así tenemos que 11 de los ministros que lo fueron con Aznar, están metidos de una y otra manera en crímenes y delitos varios.

Por lo dicho, podemos colegir sin esfuerzo alguno que el último caso de la red de corrupción en torno al tal Ignacio González, no es más que una cañería, un derivación, del entramado de esa infraestructura corrupta que usan todos los partidos sin excepción para robar dinero público y seguir aumentando la deuda que nos condena a todos los demás a la pobreza. Uno puede decir, ah bueno, pero no es mucho dinero el que roban en comparación con la deuda del país. Cómo queriendo justificar una corrupción cuyo principal problema no es el monto robado, muy superior al que quieren hacernos creer, sino que tal corrupción asesina a las empresas y negocios legales y decentes, y  en su lugar hacen que medren los empresarios sinverguenzas, sin escrúpulos, compañeros bandoleros de la banda del criminal partido.

El caso del Canal de Isabel II, la punta del iceberg mostrada hasta ahora, deja claro un entramado fantástico de empresas e instituciones de todo tipo implicadas no sólamente en España, sino extendidas también hacia Hispanoamérica. Una gigantesca maquinaria de robo de dinero público, con cientos de personas implicadas, que es imposible escapará al control de los propios dirigentes del PP. Los dirigentes están, sin duda alguna,  implicados y conocen al detalle todas las operaciones de sus Sanchís, Bárcenas, Ignacios González, Güemes, Granados y demás ejecutivos a las ordenes de la directiva de unos partidos estatales fuertemente jerarquizados.

Juan Carlos I paradigma adelantado de la corrupción financiera, modelo para los partidos

Y claro está que no es sólo el PP.  En España tenemos un régimen que podriamos llamar de  oligo-camarilla política, donde todos los actores políticos vienen a compartir el mismo modus-operandi de rapiña institucional y enriquecimiento.  Si al principio los partidos llevaron a su burocracia interna, una vez conquistado el poder del Estado, a familiarizarse con los cohechos y las prevaricaciones autonómicas como forma de financiarse, luego, cuando la fórmula se agotó,  empezaron a rodearse de los tiburones financieros, a imitación de la monarquía (veáse el caso Arturo FasanaFrederic Mentha) con el objetivo de montar una gigantesca infraestructura opaca a nivel internacional. Efectivamente,  esa evolución la vemos con la trama del Canal de Isabel II.  El PP a través de Ignacio González, estaba construyendo  el asfaltado de ese Estado cleptocrático dentro del oficial español, usando para ello  al hampa financiera internacional de cuello blanco, como el tal  Fernando Belhot de South Capital Partners, Uruguay.  El objetivo es bien simple, dejarse de provincianas tramas gürtelianas, para expandirse internacionalmente a través de sociedades tapadera con las que introducirse en empresas globales reales  que luego se contratarían en España a cambio de comisiones abusivas. A diferencia de la estrategia de esquilme previa, la novedad de esta consistía en que el partido político ya no se nutriría de la prevaricación y el cohecho en primera línea, sino que participaría de forma opaca, como accionariado pirata, de esas empresas, ocultando los beneficios asi obtenidos en las propias sociedades tapadera radicadas en paraisos fiscales.

Fernando Belhot el abogado uruguayo de South Capital Partners, testaferro de los hombres de Esperanza Aguirre, e involucrado en el mayor caso de corrupción política de Brasil.

Algo de lo que había sido  precursorsa de manera diferenciada la empresa de gestión hospitalaria Capio, que contratada para la privatización de la sanidad madrileña y unida a  la trimurti Esperanza Aguirre-Cospedal-López del Hierro, sacaba sus beneficios opacamente de España a través de una sociedad tapadera en Holanda con rumbo a  Panamá y las islas Caimán .  Y no terminan aquí los parecidos ya que la “privatización” en marcha del agua madrileña, seguía también el business-model del de la sanidad, al derivar los servicios de la privada a la pública, cobrándo así dos veces por lo mismo: es decir el hospital privado de marras deriva sus pacientes a la pública, pagándole a la pública la mitad, de lo que luego se le cobra al paciente.

Esta avidez por el enriquecimiento patológico, digamos psicopático,  ha llegado hasta al esperpento de no respetar ni siquiera a las victimas de los atentados, y cobrarles así por unas coronas de flores el triple de su valor en el mercado, dinero, cómo no,  que iba a parar a las cuentas de la Gürtel.

Por supuesto, que el PP no es ni mucho menos la causa eficiente de esta corrupción sistemática.  El mismo miasma ataca al resto de los partidos.  En el caso del PSOE, por ejemplo, se acaba de descubrir  una nueva trama centrada en la embajada española de Washington y en torno a la famiglia de aquel embustero ministro de economía zapateriano llamado Solbes. Por no hablar del gigantesco saqueo, del que empezamos  a oler algo ya con aquellos más de 2 mil millones de euros que la otra famiglia del R78, la de los Pujol, habría escondido en Panamá.

Por eso, no nos dejemos engañar con este nuevo escándalo, que quieren hacer de nuevo excepcional producto de la oveja negra de un partido. Al contrario el R78 nos tiene acostumbrados con mucha más frecuencia que la dictadura franquista, debido a que el número de ladrones es mayor, a resetear, sacudiendo. en planificadas crisis agudas y cortas,  algunos chivos expiatorios, para crear la imagen de que se lucha contra la corrupción, obsérvese que lo de saqueo del Canal de Isabel II ya era algo público y notorio desde 2008. Misma estrategia que la empleada por los narcos, que permiten que les intercepten ciertos cargamentos para seguir ejecutando el grueso de su negocio sin mayor problema.  Es decir, se usa al inexistente poder judicial para librarse de los Elios Sejanos, políticos de segunda y lugartenientes de tercera que se han hecho poderosos, al tiempo que a los jefes responsables y directivas de los partidos quedan libres y abrillantados para proseguir con una corrupción cuya causa es la propia constitución del Régimen del 78, que ni controla poderes, ni permite que los ciudadanos tengan representantes directos. Pero eso no se va a tocar jamás, porque eso acabaría con la corrupción y por tanto con el entramado mafioso de los partidos políticos del R78.

El fiscal jefe anticorrupción,Manuel Moix, con Ignacio González

Y así estamos, bajo un dictadura de partidos, donde no hay separación de poderes, ni poder judicial,  si el fiscal del caso se pone farruquito y muerde la mano del partido, se le amenaza antes de removerlo  a través del fiscal general procorrupción, lo vemos en la operación Lezo  con el inefable Moix poniéndo la brida al poco voluntarioso  Iañez para obligarlo a hacer una  urdanganada y que  no implique a los jefazos del PP en su investigación.  Eloy Velasco el juez del caso Lezo, así lo ha entiendo, es un juez cuya carrera ha transcurrido en las filas del PP y que va de dinamitero controlado.

Mismo guión, como decimos,  que el visto en el caso NOOS: una burda farsa judicial, con final sabido desde el principio, con la que  se vuela controladamente una dependencia corrupta molesta de la monarquía, descubierta por la torpeza de sus actores. Por supuesto que NOOS es una corrupción muy menor del Rey Campechano I, la parte del león de su fantástica fortuna es un secreto a voces que ha sido gestada con el negocio escandaloso del petróleo: España ha sido estafada importando innecesariamente petróleo carísimo, para enriquecer así con comisiones al plutócrata Jefe del Estado. Pero nadie se atreve  a imputar al rey, aunque sea quemando su imagen, como hacía la inquisición en tiempos pretéritos con los fugados o improcesables encontrados culpables.  Aquí los que delinquen, desinforman, juzgan y sancionan siguen siendo los mismos desde el comienzo del infausto R78.

Libertad Martínez, una exdiputada de IU, uno de los submarinos de Ignacio Gonzalez en RTVE.

El caso del Canal Isabel II ha revelado al detalle como operan los partidos a todos los niveles, para manipular y machacar al enemigo y acosarlo por todos los medios, incluso recurriendo al asesinato aunque parezca dicho como una boutade.  A Ignacio González no le costó nada meter a periodistas en RTVE para tapar los casos de corrupción del PP, entre esos periodistas a una de Izquierda Unida, lo mismo pagando a medios diversos para que no solamente mintiesen, sino que además consiguieran filtrar información sobre la investigación judicial y pusieran a Ignacio sobreaviso con oportunos chivatazos de jueces de la casa.

Seguiremos, aquí en radioansite, si el tiempo y los obstáculos que estamos encontrando nos lo permiten. Estad atentos, ansiteros. En estos días publicaremos un nuevo episodio de nuestro radio donde profundizaremos en estos análisis con nueva información. Ya veréis hacia donde nos lleva todo esto. Gracias por vuestro apoyo, gracias por seguirnos en la denuncia  y revelación permanentes.

No comments: