20161112

Los médicos de cabecera detectan a 1.200 valencianas maltratadas en un año

y para el que quiera leer un poco, aquí hay un trozo del libro "La dictadura de género" del juez Serrano. Es un poco largo pero vale la pena, porque describe como se "detectan" los malos tratos:


"Hasta tal punto alcanza esa sobredimensión y el hinchado artificial del problema(de lo que depende, claro está, la percepción de subvenciones), que en el Protocolo Andaluz para la Actuación Sanitaria ante la Violencia de Género se reflejan como consecuencias de dicha violencia y, por tanto, síntomas de la misma, las siguientes: lesiones diversas, deterioro funcional, síntomas físicos inespecíficos, como cefaleas, dolor crónico, síndrome de intestino irritable, otros trastornos gastrointestinales, quejas somáticas, depresión, ansiedad, trastornos del sueño, trastornos por estrés postraumático, trastornos de la conducta alimentaria, intento de suicidio, abuso de alcohol, drogas…
El asunto habría de alarmar si no fuera porque la racionalidad brilla por su ausencia, puesto que cualquier mujer a la que su pareja le dice que ya no le quiere o descubre que le ha sido infiel, puede desarrollar cualquiera de esos cuadros, y puede ser tenida, por ende, como mujer maltratada. Pero lo que es peor, es que cualquier mujer que vaya a un centro de salud con diarrea, o que se haya caído o tenido un accidente doméstico o en la misma calle, también entraría en el colectivo de riesgo que ampara el protocolo. Nada más cierto, pues en el mes de enero acudí con mis hijas y una pareja de amigos a una pista de hielo instalada en el parque del Prado de San Sebastián de Sevilla. Por mi parte como era la primera vez que me ponía unos patines, la cosa acabó, como era de esperar, es decir, caída, contusión en el hombro y bronca de mi esposa por hacer el tonto; la cuestión es que mi amiga, que ya tenía alguna experiencia, también se cayó, dándose un tremendo golpe en la rabadilla. Ambos terminamos en urgencias y, por supuesto, contamos lo que nos había ocurrido. La cosa hubiera quedado ahí, de no ser que, a primeros de febrero mi amiga recibió una llamada de la policía que la interrogó sobre la causa de sus lesiones, pues claro, en el parte médico se indicaba que esa lesión era compatible con agresión originada por violencia machista, dando lugar a la incoación de unas diligencias en el Juzgado de Violencia. Mi amiga se indignó e incluso quiso denunciar al médico. El resignado policía le contestó, que la comprendía, pero que era su obligación y que, casos como el suyo, eran su pan de cada día. Menos mal que mi amigo no acabó detenido. Lo dicho, vivimos en una sociedad sicótica, histérica y paranoica."


"la crisis vino de fuera".. claro, claro..

disfruten lo votado..


Los médicos de cabecera detectan a 1.200 valencianas maltratadas en un año

No comments: